VOLVER «

Charla sobre convergencia y nuevos consumos culturales con estudiantes de ciencias sociales

Viernes 1 de septiembre de 2017

Representantes de la Defensoría del Público expusieron en la Universidad del Salvador sobre la influencia de la tecnología en los nuevas prácticas culturales y sobre cuáles son los posibles escenarios de convergencia.

Junto a integrantes de la Defensoría del Público, estudiantes de carreras de ciencias sociales compartieron una charla sobre la relación entre las nuevas tecnologías y los usos culturales en la Universidad del Salvador (USAL). La invitación se produjo en el marco de la cátedra del profesor Santiago Marino.

En el encuentro denominado “Nuevas Prácticas Culturales Audiovisuales” se analizó la influencia de las tecnologías Over The Top (OTT,) dentro de las que se destacan Netflix, Quibit TV y su lugar y relevancia en el consumo cultural audiovisual. En especial el seminario se detuvo en la relación de las OTT y las audiencias.

Santiago Marino dijo para presentar el tema: “Nuestro propósito es indagar en el proceso tecnológico, económico, político y regulatorio, como así también en los cambios socioculturales que suceden a partir de la transformación de sistemas que antes eran divergentes desde sus prácticas de producción, difusión y consumo a sistemas que pasan a integrar mecanismos, instancias, modelos de negocios y hasta estructuras narrativas”.

El subdirector de Protección de Derechos del organismo, Esteban Lopardo, describió el trabajo de la Defensoría y aseguró: “En el mundo se está dando la discusión sobre OTT y se analiza si se regula desde el punto de vista comercial. Es decir, como un mercado de bienes y servicios, o si se lo hace dentro del campo cultural y comunicacional. Esta discusión no es menor”.

El otro integrante de la Defensoría, el Dr. Gerardo Halpern, reflexionó: “Estamos, probablemente, en el momento histórico en el que tengamos que redefinir el concepto qué es mirar televisión. Cómo mirar un campo que históricamente se reguló bajo la lógica del tiempo y el espacio redefiniendo a ese tiempo y espacio en base a las prácticas sociales respecto de esa pantalla”.

Las OTT, en este marco, plantean nuevos y viejos desafíos de estudio en igual sentido: ¿es posible saber con qué otro dispositivo o práctica cultural se compite? Si las OTT son definidas por las audiencias como “ver televisión”, ese “ver televisión” ¿es similar al de la televisión grillada? Si lo es, ¿por qué? Y si no lo es, en qué se diferencia. Estas fueron algunas de las incógnitas que guiaron la conversación entre los especialistas y el alumnado.

En el seminario se analizó y reflexionó sobre la tensión teórica y empírica a partir de los escasos datos analíticos existentes en torno a las OTT.

Asumir y analizar esta complejidad significa revisar la mirada del investigador tanto como del legislador, producir desde la reflexividad antropológica, y aceptar el desafío hacia delante que posibilite comprender qué son las OTT y su lugar y relevancia social dentro de un paradigma que define la comunicación como un derecho humano.

VOLVER «

Galería de imágenes