VOLVER «

Trabajar por una comunicación no sexista

Martes 1 de agosto de 2017

FM La Chicharra de Corrientes convocó a la Defensoría del Público para acompañar la construcción de una comunicación igualitaria y no sexista en la radio.

En la ciudad de Goya, provincia de Corrientes, integrantes de FM La Chicharra compartieron con la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual dos días de trabajo con el objetivo de reflexionar sobre cómo incorporar la perspectiva de género en los modos de comunicar en la radio comunitaria. Así, cerca de 15 personas que participan de la radio, compartieron expectativas respecto a la actividad y proyectaron nuevos desafíos en el vínculo entre las radios rurales, sus redes y la comunicación con mirada de géneros.

“Escuchando aprendemos a protegernos y proteger a otras y otros”, dijo Olga al presentarse y Estela planteó que, como corresponsal rural, pretenden mejorar la comunicación en su vínculo con la radio.  Las personas que se sumaron al taller están involucradas en la producción de los programas o desde distintos parajes y localidades cercanas a Goya, son corresponsales rurales que dan a La Chicharra las voces de las mujeres rurales.

La primera jornada en la radio, coordinada por María Soledad Ceballos, de la Dirección de Capacitación y Promoción del organismo, consistió en poner en común nociones vinculadas a los marcos legales y teóricos desde donde reconocer las desigualdades de géneros. Cuando se construyeron los estereotipos en torno a las definiciones de géneros, surgieron miradas propias del contexto que habitan. Y allí, como dinámica del taller, se propuso revisar aquellos estereotipos y convertirlos en una producción radiofónica.


Jorge, integrante de la radio, opinó que se trata de una problemática que “siempre nos atraviesa en la radio. Discursivamente uno se cuida en no meter la pata, pero eso no es suficiente. Es necesario poner en tensión los propios discursos para dialogar con los nuevos y poder modificar las miradas”.

Durante la segunda jornada, se procuró construir la agenda que, desde los espacios rurales, marca el ritmo de La Chicharra. Así, la agricultura familiar, la economía social y solidaria, la educación, la salud, la agroecología, las fiestas patronales, el estado de los caminos y el transporte y la bandera de la memoria, verdad y justicia quedaron registrados. A la par, se enumeraron también las temáticas que suelen abordarse respecto a la violencia de género.

Con ese mapa colectivo, se planteó el desafío de producir piezas sonoras que permitieran repensar las prácticas comunicacionales, en su agenda comunitaria y rural. Como resultado de esa propuesta, nacieron dos producciones para compartir:


 

Hacia el cierre, fue unánime la mirada puesta en la necesidad y urgencia de una transformación cultural. Jimena señaló que “es necesario derribar los estereotipos patriarcales”. Oscar, rescató el aprendizaje y el desafío hacia adelante “para hacernos cargo de nuestras actitudes como varones”. Se escucharon otras voces que hicieron una distinción muy significativa a la hora de pensar en cuánto se ha avanzado en materia de derechos y sensibilidad sobre la perspectiva de géneros en las sociedades, pero que “en el área rural todavía cuesta”. Olga planteó que “desde la comunicación podemos generar y dar herramientas para ese cambio cultural que sabemos necesitamos”.

VOLVER «