VOLVER «

Reflexiones sobre comunicación y diversidad sexual

Miércoles 27 de diciembre de 2017

Cerca de 85 trabajadores y trabajadoras de Córdoba participaron en dos jornadas facilitadas por la Defensoría del Público para pensar el derecho a la comunicación de la comunidad LGBTTTIQ.

La Casa de Gobierno de la Provincia de Córdoba fue el lugar que reunió, durante el primer día, a la Policía Barrial de Córdoba, a fuerzas de seguridad de la Universidad Nacional de Córdoba y a organizaciones de la sociedad civil y la segunda jornada, a integrantes de Áreas de prensa y comunicación y personal de la administración pública.

Ambas actividades estuvieron organizadas por la Comisión Interministerial de Derechos Humanos, Géneros y Diversidad Sexual del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en conjunto con la Secretaria General de la Gobernación de la Provincia de Córdoba y fueron facilitadas por María Soledad Ceballos, integrante de la Dirección de Capacitación y Promoción de la Defensoría del Público.

El eje estuvo puesto en el abordaje respetuoso y responsable de las identidades de género, las orientaciones sexuales y la intersexualidad. Para ello, se facilitaron herramientas y conceptos que permitieran la reflexión y el debate en torno a la construcción de géneros. Además, se invitó a repensar y opinar sobre aquellas estructuras culturales naturalizadas que impiden visibilizar las violencias que se generan por la estigmatización de la comunidad LGBTTTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgéneros intersex y queer). A través de piezas audiovisuales y sonoras se abrieron espacios de intercambio y miradas que pusieron en tensión preconceptos y abordajes en las propias prácticas profesionales.

En las dos jornadas, que reunieron a cerca de 85 personas, el Subdirector de Derechos Humanos de las Minorías y Lucha Contra la Discriminación, Alejandro Escudero Salama, celebró no sólo la importancia de generar instancias de formación y debate sino también, “la decisión acertada de que las políticas LGBTTTIQ sean políticas públicas, del Estado provincial”. Además, destacó el lugar central que ocupa el lenguaje “en crear dispositivos de poder que pueden invisibilizar y visibilizar a las personas” y concluyó que “es fundamental que hablemos con propiedad, sin desconocer las realidades de las personas”.

En la jornada con las fuerzas de seguridad, parte de las y los participantes socializaron la experiencia exitosa emprendida desde la policía barrial con colectivos de la diversidad, como modos de articulación positiva. En esa ocasión, Escudero Salama señaló que “la legislación de Argentina es de avanzada en materia de derechos LGBTTTIQ, pero que aún existe una brecha entre la letra de la ley y su apropiación y puesta en práctica”.

Ambos encuentros permitieron detenerse en las recomendaciones producidas por la Defensoría del Público y organizaciones LGBTTTIQ reunidas en la Guía para el tratamiento periodístico responsable de identidades de géneros, orientación sexual e intersexualidad. Además, se compartieron buenas prácticas a través de algunos de los videominuto de ZOOM a los Derechos LGBT sobre diversidad familiar e identidad de género.

“Somos doblemente responsables, porque cuando comunicamos tenemos el poder de invisibilizar pero también de visibilizar”, dijo Ana Gerchunoff, Coordinadora de Prensa del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia. Además, celebró la preocupación por la temática y destacó que “es necesario acompañar los procesos de redacción periodística y asumir que no hablamos de derechos especiales (refiriéndose a la Ley de Identidad de Género y Matrimonio Igualitario específicamente) ni nuevos, son derechos universales”.

VOLVER «