VOLVER «

“Sentirse libres a pesar del encierro”

Martes 6 de diciembre de 2016

En Ushuaia, personas privadas de su libertad reclamaron que desde los medios de comunicación se complejicen las representaciones sobre los contextos de encierro. Además, produjeron sus propias noticias y entrevistas junto a la Defensoría.

La Defensoría del Público realizó talleres de producción radiofónica y derechos comunicacionales en el CENS N° 364 que funciona en la Alcaldía de Ushuaia, Tierra del Fuego. Allí, personas privadas de su libertad participaron de dos jornadas de formación en las que reflexionaron sobre los modos en que son representados los contextos de encierro y las personas que allí se encuentran detenidas.

“De las personas privadas de su libertad se dice que no pueden ser reinsertadas en la sociedad, que en la cárcel sólo se aprende lo malo, que deben quedarse dónde están porque salen de estar detenidos y vuelven a delinquir”, dijeron los asistentes al taller. También agregaron que para los medios “somos la peor parte de la sociedad” y “que somos casos perdidos”.

Los participantes demandaron que los medios contemplen a los contextos de encierro y que se complejicen los modos de representarlos. “Me gustaría que los medios dijeran que en la cárcel se estudia, que la gente cocina y trabaja dentro de los establecimientos. Que se sufre, que se está solo, que hay mucha violencia”. También recalcaron la importancia de dar cuenta de sus recorridos y pertenencias sociales: “La mayoría de nosotros no terminó la secundaria”. Así rescataron el lugar central de la educación para poder rearmar su proyecto de vida y del derecho a la comunicación como un modo de visibilizar estas problemáticas.

Las características del lenguaje y la producción radiofónica y herramientas básicas de edición de sonido también tuvieron lugar en el taller ya que la escuela tiene la intención de que los estudiantes puedan realizar su propio programa de radio. Los participantes redactaron noticias sobre lo que sucede dentro de la Alcaldía y también en los barrios de los que cada uno proviene y realizaron entrevistas sobre sus historias de vida.

De este modo, la Defensoría del Público continúa con la tarea de promover el ejercicio del derecho humano a la comunicación en distintos contextos y, en esta oportunidad, con el objetivo de contribuir a la desestigmatización y a la inclusión de las personas privadas de su libertad, a “sentirse libres a pesar del encierro”, como mencionó uno de los detenidos.

VOLVER «