VOLVER «

El PAMI y la Defensoría del Público le dicen No al viejisimo

viernes 2 de octubre de 2020

El Programa de Atención Médica Integral y el organismo firmaron un convenio de cooperación y oficializaron el lanzamiento de la campaña No al viejisimo con el fin de reflexionar sobre los prejuicios y los estereotipos que circulan en torno a la vejez.

En el día internacional de las personas mayores, el PAMI y la Defensoría del Público lanzaron la campaña No al viejisimo con el fin de reflexionar sobre los prejuicios y los estereotipos que circulan en torno a la vejez y firmaron un convenio de cooperación. En 2019, tal cual lo explicó la Defensora del Público Miriam Lewin, de un total de 17.467 noticias analizadas, sólo 249 -equivalentes al 1,4%- tematizaron sobre personas mayores y en particular sobre ese universo el 70,7% -poco menos de las ¾ parte de las noticias- está vinculado a asuntos previsionales y policiales.

“No podemos ser parte de una sociedad que discrimina a sus personas mayores porque ese rechazo implica discriminar su propio futuro. Digámosle no al viejismo y sigamos construyendo un país más justo. Somos una sociedad que discrimina a ese mundo a donde vamos a ir. El lenguaje y la comunicación son muy importantes”, analizó la Directora del PAMI, Luana Volnovich. Por su parte, Lewin expresó: “Los estereotipos y la discriminación están presentes en los medios de comunicación con mucha fuerza cuando se habla de adultas y adultos mayores. Hay que cambiar el imaginario social. En la Defensoría hicimos recomendaciones sobre la cobertura responsable de la vejez”.

La campaña lanzada por los organismos busca terminar con la discriminación por edad. Contó en su presentación con la moderación del periodista especialista en comunicación y vejez, Gabriel Katz, la Directora Ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta; la Secretaria de Derechos Humanos, Gerontología Comunitaria, Género y Políticas de Cuidado del PAMI, Mónica Roqué; la periodista especializada en persona mayores, Sol Rodríguez Maiztegui; la presidenta del centro de jubilados de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Noemí Fernández; la docente Flavia Groiso; el representante del Frente de Adultos Mayores, Roberto Luciaw; la Diputada Nacional, Gabriela Cerruti y la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Victoria Donda.

El “viejismo” está conformado por expresiones, imágenes, estereotipos, prejuicios y creencias que discriminan a las personas mayores por el simple hecho de serlo y que pueden dañar y segregar, incluso, sin intención de hacerlo. Por ese motivo, PAMI y el organismo lanzaron la campaña No al viejismo con figuras representativas de la cultura nacional: se comprometieron con esta iniciativa que busca reflexionar sobre los prejuicios y los estereotipos que circulan en torno a la vejez. También a resaltar las contribuciones de las personas mayores a la sociedad.

En su exposición, la Defensora del Público presentó los resultados del monitoreo de noticias de 2019 que lleva a cabo la Dirección de Análisis, Investigación y Monitoreo del organismo sobre noticieros televisivos de TV abierta de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). En cuanto al tiempo de duración de las noticias relacionadas a personas adultas mayores, el monitoreo indica que de las 583 horas, 16 minutos y 26 segundos visionados, sólo 13 horas, 53 minutos, 49 segundos fueron relacionados a este grupo erario: es decir, el 2,4% del total. Los datos permiten dar cuenta de una tendencia que se repite año tras año. En el monitoreo de 2018, de 17.593 noticias, solo 211 fueron sobre personas mayores, es decir el 1,1%. En 2017, de 19.160 fueron 159 (el 0,8%) y en 2016 de 17.197, 185 (el 1,0%).

En un análisis cualitativo se puede señalar la limitación temática que existe a la hora de informar acerca de este grupo etario. Las noticias visibilizan a las personas mayores a partir de dos tipos de representaciones dominantes: como jubilados o jubiladas en columnas de especialistas en asuntos previsionales o como víctimas. Y en menos oportunidades como victimarios y victimarias en el marco de los hechos policiales. También cabe destacar la “universalización del abuelazgo” a través del uso indistinto de “abuelo o abuela” en las expresiones de periodistas, titulares y zócalos, como así también el uso de diminutivos y posturas paternalistas que subestiman, limitan y anulan a las personas mayores en tanto sujetos de derecho.

VOLVER «