VOLVER «

Derechos de las audiencias, salud mental y comunicación

La Defensoría del Público organiza y coordina un proceso de formación y acompañamiento para proyectos comunicacionales vinculados a dispositivos de salud mental de la provincia de Córdoba.

La Defensoría del Público realiza una serie de encuentros de capacitación sobre derechos comunicacionales y producción radiofónica con experiencias de salud mental y comunicación de la ciudad de Córdoba. Estuvieron presentes las radios La Chispa, Los Inestables, Silencio tu abuela, El Signo, Las Cotorras, La Folí, Radio Casandra, La Casa de acompañamiento 2112 y la Fundación de Investigación, Rehabilitación y Protección al Discapacitado Mental (IRAM).

Junto a integrantes de la Dirección de Capacitación y Promoción de la Defensoría del Público, personas usuarias y coordinadoras de dispositivos de salud mental debatieron durante tres encuentros en la sede del Centro Cultural España-Córdoba y la Universidad Nacional de Córdoba sobre las representaciones de temas vinculados a padecimientos mentales en los medios audiovisuales, realizaron prácticas radiales y produjeron programas.

El coordinador de Radio Casandra, Esteban Waiss, valoró la experiencia de los talleres y expresó: “La palabra pública, el derecho a la libre expresión son fundantes. Quienes son usuarios y usuarias de estos dispositivos se arman como sujetos, como personas a partir de su palabra. Las personas son a partir de lo que hacen en la radio.”

En un primer momento, las y los participantes analizaron la Guía para el tratamiento mediático responsable de la salud mental elaborada por la Defensoría a partir de mesas de reflexión y debate con profesionales de la comunicación y del campo de la salud mental en todo el país. Además, se interiorizaron sobre las formas de realizar reclamos o consultas ante el organismo frente a la vulneración de derechos comunicacionales en la radio y la televisión.

“En los medios hay voces autorizadas que construyen lo que debe ser normal o lo que consideran irrecuperable, a quién llamar persona o a quién paciente”, dijo una de las asistentes en el debate sobre las representaciones mediáticas de la salud mental, mientras que otros participantes comentaron que las personas con padecimientos son tratadas como “peligrosas o enfermas”. Una de las radialistas enfatizó en la discriminación presente en la radio y la televisión y afirmó que “los padecimientos aparecen como un castigo social”.

A partir de su experiencia, tanto en programas en vivo o en radios abiertas en servicios de salud mental, las y los asistentes participaron de un espacio de intercambio sobre las características de este tipo de proyectos, el vínculo con las audiencias, la programación y los elementos del lenguaje radiofónico. Por último, se realizaron prácticas de locución para mejorar la respiración e interpretar de diferentes maneras sus programas de radio y experimentaron con la producción de programas cortos de radio con información, opinión, música y poesías.

En un segundo encuentro, a cargo de Gabriel Campana y Mariano Randazzo de la Dirección de Capacitación y Promoción de la Defensoría, se trabajó en aspectos claves del vínculo entre la comunicación radial y las nuevas tecnologías. La operación técnica, las conexiones y ruteo de la señal, el uso y mantenimiento de los equipos fueron abordados en el taller. Además, se compartieron conceptos y herramientas para la transmisión de contenidos por Internet, la configuración de un servicio de streaming y sobre podcast.

De esta manera, los dispositivos de salud mental y comunicación participan de un proceso de capacitación junto a la Defensoría del Público. El próximo encuentro abordará la dimensión artística de la radio y la edición digital de sonido. Se trata de instancias que incluyen talleres de reflexión sobre sus derechos como audiencias de medios de comunicación y momentos de práctica sobre producción radiofónica y audiovisual.

VOLVER «