Qué son las Audiencias Públicas

La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual le otorga a la Defensoría del Público la tarea de convocar a Audiencias Públicas para “evaluar el adecuado funcionamiento” de la radio y la televisión en todo el país. Es un modo de dar continuidad a procesos de participación ciudadana de los que es producto esa ley. Las Audiencias Públicas son instancias formales donde los reclamos y las propuestas ciudadanas se convierten en líneas de trabajo del organismo. Y para un organismo que tiene como principal misión promover y defender el derecho humano a la comunicación, escuchar las opiniones de las audiencias, responder a sus inquietudes, alentar su expresión pública, es un requisito ineludible. Desde la creación de la Defensoría del Público se realizaron Audiencias regionales todos los años. En cada oportunidad se proponen temas específicos para profundizar en la construcción de un diagnóstico y propuestas colectivas en relación a los medios audiovisuales.

De hecho, en cada una de las Audiencias se dieron cita personas representativas de sectores muy variados: mujeres, colectivos de diversidad sexual, niñas, niños, adolescentes, personas migrantes, adultos mayores, personas con discapacidad, trabajadores y trabajadoras de los medios de comunicación, medios comunitarios, indígenas, campesinos, académicos, estudiantes, entre otros.

Las Audiencias se realizan en espacios públicos accesibles y abiertos a la comunidad. También se transmiten por streaming de video, desde la web del organismo. Todas las presentaciones cuentan con interpretación Lengua de Señas Argentina – español.

Desde 2013, la Defensoría organizó 20 Audiencias Públicas de las que formaron parte casi cinco mil personas. Y más de 11 mil asistieron a las instancias de formación, intercambio y debate para ampliar la participación. En 2013, las intervenciones en las seis Audiencias Públicas permitieron construir un mapa sobre el funcionamiento de la radio y de la televisión en Argentina. Mientras que en 2014, el eje temático se fueron los derechos comunicacionales de niñas, niños y adolescentes. En 2015, todos los sectores sociales fueron convocados con las siguientes preguntas:  ¿Cómo nos ven los medios? ¿Nos representan como somos? Y en 2016 se recibieron aportes para profundizar los derechos de las audiencias: la Defensoría los presentó ante la Comisión redactora de la Ley de comunicaciones. Ya en 2017, los derechos de las audiencias en el escenario de las comunicaciones convergentes serán los hilos que conducirán el nuevo espacio de intercambio.

En síntesis, el objetivo de las Audiencias Públicas es generar marcos institucionales para que todas las personas, organizaciones e instituciones interesadas puedan expresarse acerca del funcionamiento de la radio y de la televisión en el país. En estos espacios, las audiencias son interpeladas como sujetos de derecho, como ciudadanos y ciudadanas comunicacionales. Con esas voces -múltiples, comprometidas, diversas, activas- la Defensoría del Público traza su agenda de trabajo.

Las Audiencias Públicas convocadas por el organismo se inscriben en el paradigma que concibe a la comunicación como un derecho humano: que todas las personas puedan expresarse con libertad y con un rol activo del Estado para garantizar esa participación y su incidencia en decisiones políticas. Desde esta concepción, la realización de las Audiencias Públicas pone en juego una serie de instancias que forman parte de ese proceso. Cada año se desarrollaron instancias de capacitación y debate con antelación. Estas propuestas apuntan a generar condiciones reales para la participación efectiva, que requiere conocer la propuesta, los temas y modos de intervención, e intercambios entre pares para definir posicionamientos conjuntos. Además, pueden ser también espacios de expresión para quienes no puedan asistir a las Audiencias regionales.

Se construyeron además articulaciones múltiples con otros organismos públicos, sindicatos, escuelas, universidades, medios de comunicación, organizaciones sociales y otros actores que permitieran garantizar la participación de cada sector social.

Luego de cada Audiencia Pública, las intervenciones son sistematizadas en informes que permiten identificar temáticas prioritarias. Allí se sustenta la definición de las líneas de acción de la Defensoría. Se expresan en actuaciones específicas, procesos de capacitación, recomendaciones para abordajes mediáticos de diversas temáticas, nuevas articulaciones, producciones audiovisuales, presentaciones ante otros organismos.

Suele hablarse de la “doble naturaleza” pública de las audiencias públicas: primero, porque la transparencia en su desarrollo y la publicidad de sus aspectos más relevantes y resoluciones son requisitos de su realización. En segundo lugar, porque las audiencias públicas están abiertas –y es condición de su éxito y de su existencia– al acceso y expresión del público en general como sujetos activos. Y a estas dos claves de interpretación del carácter público de estos espacios de participación social y popular, la Defensoría del Público suma una tercera. Porque el protagonista es, justamente, el público, son las audiencias, es la ciudadanía en su relación con los medios de comunicación audiovisual.